Aprende a ahorrar

Por: Kenia Jacqueline Sánchez Aguilar

Enero 30 de 2018.

¿Mes a mes recibes tu sueldo y nunca puedes ahorrar? En este artículo te vamos a decir cómo guardar parte de ese dinero sin dejar de cumplir con tus obligaciones mensuales.

Lo primero que debes hacer es realizar un presupuesto, enlista cuales los pagos que estás obligado a realizar mes a mes como luz, agua, teléfono, renta, el plan de tu celular, transportes, la colegiatura de tus hijos y aquellos pagos a los financiamientos que tengas con el banco, además agrega la cantidad que estás dispuesto a gastar en actividades recreativas. Después, te invitamos a que por una semana, lleves una bitácora de los gastos que realizas diariamente; debes reconocerlos todos, desde los famosos gastos hormiga en las tienditas, hasta las propinas.

La necesidad de llevar a cabo ambas actividades es para que primero reconozcas las cantidad que cada mes necesitas para cubrir tus necesidades básicas y segundo, con el ejercicio de la bitácora, podrás identificar aquellos gastos que por muy pequeños que parezcan no te están permitiendo ahorrar, ya que si multiplicas los gastos hormiga de una semana por las semanas del mes en curso, te darás cuenta que estás gastando unos $400.00 aproximadamente, en cosas innecesarias.

¿Por qué es importante ahorrar?

¿Sabías que en economía por definición el ahorro es el resultado de la resta de tu ingreso disponible menos tus gastos? Ahorrar es de suma relevancia y debería ser un hábito parte de todas las etapas de nuestras vidas. No hay que pensar que su única función es sacarnos de un imprevisto, ahorrar nos puede ayudar a cumplir nuestras metas, incluso puede convertirse en el monto inicial para invertir.

A muchos de nosotros nos cuesta adoptar este hábito, pero es mejor comenzar a ahorrar aunque sea poco a poco, puedes iniciar desde guardar $5.00 o $10.00 diario, o una parte de tu sueldo cada vez que lo recibas. Podrías guardar este dinero en una alcancía o en el banco, lo importante es que no traigas en el bolcillo, ya que podrías gastar ese dinero en cualquier momento.

Hábitos a los que debemos renunciar:

  •   Gastos hormiga. Evita las tienditas y tiendas de conveniencia, al poner en práctica lo único que podrías perder son unos kilos.

  •   Comer fuera de casa. ¿Qué tal que te levantas 20 minutos antes y preparas una comida casera? Así ya no tendrás que comer lo primero que te encuentras en la calle que muchas veces por no querer gastar terminas comiendo pizza, tacos o tamales, que no son lo más balanceado.

  •   Comprar prendas que no necesitas. ¿Conoces la nueva tendencia de “Fast Fashion”? ¿No? Pues es la manera en que las empresas de ropa más famosas están haciendo crecer sus negocios, consiste en ofrecer precios atractivos a sus clientes y gran diversidad de prendas, las cuales no gozan de la calidad que mereces. Es ropa que te durará dos o tres meses y que después tendrás que desechar porque ya no luce bien. Mejor evita ser parte de esta tendencia y con el dinero que ahorres por no comprar ropa “sólo porque estaba a buen precio”, podrás comprar prendas de calidad.

  •   Dejarte llevar por las promociones. Hoy en día son muchas las empresas que “los jueves” ofrecen 2x1 en sus productos, observamos como todos acuden a consumirlos, pero ¿realmente vale la pena? Estas promociones no son temporales, las encuentras todo el año. En vez de acudir una vez a la semana, porque no mejor optas por hacerlo una vez al mes. ¡Tampoco queremos que te quedes con el antojo!

  •   Aprende a ser asertivo. No realices gastos sólo porque te sientes comprometido. Por ejemplo: se acerca Navidad por lo que en la oficina están organizando el famoso “intercambio”, la realidad es que no quieres participar porque sabes que ese dinero puede ser destinado a otros gastos o simplemente lo podrías estar ahorrando para el futuro, o cumplir una de tus metas.

    Por pequeña que parezca, la cantidad que estás guardando para alcanzar un objetivo o simplemente para algún imprevisto, es relevante, poco a poco puedes ir construyendo un ahorro que te generará grandes satisfacciones, mayores a las de un antojo efímero.

    El ahorro puede representar un viaje, la educación de tus hijos, la compra de un auto o una casa, una remodelación, puede hacer la diferencia al tener un problema de salud o de algún otro acontecimiento fortuito.

    Así que, ¿estás dispuesto a ahorrar? ¡Comienza ya!

 

Ver: Próximos eventos

Ver: Inventario de cursos